Buscar

VISIÓN DE FUTURO SIN FRONTERA. CONSCIENCIA INCLUSIVA.

Actualizado: 3 oct 2020

“El Mentoring una nueva herramienta para abordar la diversidad e inclusión”.



Coaching y mentoring son dos metodologías de aprendizaje muy potentes tanto para las personas como para las instituciones y/u organizaciones. Ambas comparten la misión de estimular el desarrollo personal y profesional, tienen la misma filosofía de aprendizaje y requieren avanzadas habilidades personales e interpersonales.

El objetivo de este artículo es difundir una mirada diferente y ampliada. Una invitación a expandir nuestro mapa y abrirnos a la diversidad y la inclusión de personas con capacidades diferentes o llamadas comúnmente “discapacitadas”.




He tenido grandes mentores en mi vida


He tenido la suerte de contar con mentores en mi vida y en mi carrera profesional. Es así que he encontrado que debemos buscar mentores que nos ayuden a continuar por el camino hacia una mentalidad de crecimiento.


Algunos mentores solo pueden ayudarte en la vida, y creo que si encontramos mentores que tengan más experiencia que nosotros en las áreas que realmente nos apasionan, se presentarán esos momentos de crecimiento únicos y poderosos.


Cuando pienso en personas que han alcanzado el éxito en la vida, ya sea en su área profesional, deportes, negocios o en coaching, sé que han tenido buenos entrenadores o mentores en el camino.


Para lograr el éxito a través de una mentoría positiva o entrenamiento, primero debemos estar abiertos a recibir entrenamiento.


Debemos ser vulnerables para ver dónde están nuestras debilidades y dónde nos quedamos cortos. No puede permitirse pensar que tenemos todas las respuestas porque nunca lo haremos.


Creo que tener un mentor nos ayudará a convertir las adversidades diarias de la vida en hábitos exitosos que aumentan nuestra capacidad de recuperación interna.


La mirada en torno a la diversidad.


Las personas nos diferenciamos en muchos aspectos, en la manera de vivir, en nuestra historia, desde nuestro mundo, desde el observador que somos.


“LA RIQUEZA SE DA, SI CADA UNO APRENDE A ESCUCHAR DESDE LA HISTORIA PERSONAL Y SI ES RESPETADA SE ABRE UN ESPACIO DE REFLEXIÓN POSIBLE" HUMBERTO MATURANA.


El foco en la diversidad es producto de un mundo que se organiza de forma que anima y contagia a las personas a utilizar la diferencia para incluir o excluir, recompensar o castigar, acreditar o desacreditar, valorar o infravalorar.


Nos encontramos en un momento de la historia y de la vida, donde podemos apreciar un antes y un después en la vida de las personas y las organizaciones donde necesidades como la diversidad y la inclusión, cobran entidad propia y hoy pasa a ser otro de los principales retos de este siglo XXI.


Ante este escenario nos vemos en la necesidad de buscar herramientas nuevas y menos nuevas, con las que trabajar e integrar las necesidades de diversidad e inclusión de las personas con capacidades diferentes.


Esta nueva realidad ha dado paso a transformaciones culturales, que nos permiten vislumbrar un futuro cercano, donde a todos nos puedan aislar o reemplazar independiente de nuestra condición. Esto relativo a nuestras habilidades, competencias y nuevas posibilidades de mejora.



Muy lentamente aparecen brotes verdes en el árbol de la diversidad. La propuesta es mirar la diversidad como una oportunidad de mejorar los procesos de aprendizaje y no como un obstáculo.


Aún las instituciones y organizaciones no son conscientes del valor que aportan a la misma la variedad de perfiles y experiencias entre los profesionales que la forman.


Hoy por hoy, estamos ante un escenario de cambio permanente, donde las compañías se ven obligadas a enfrentarse a nuevos modelos de análisis, metodologías adaptadas y herramientas tecnológicas. Facilitar procesos y optimizar el entorno profesional y relacional serán pasos determinantes en la estrategia de las organizaciones del nuevo siglo. El directivo aportará valor añadido en la medida en la que abrace la diversidad e inclusión de perfiles que antes se creía innecesarios o simplemente le eran desconocidos.


La diversidad es clave, es una de las grandes riquezas de la Sociedad. Crear valor, crecer y compartir. Por esto es necesaria la toma de conciencia y entrar en acción para fomentar la inclusión de personas con diferente cultura, género, orientación sexual, generacional, con diferentes habilidades y capacidades, formas de hacer y de pensar.


La organización que aproveche lo mejor de cada uno de sus integrantes será imparable.

Y desde ahí, el mentoring ha ido incorporándose a la vida de las personas como herramienta clave de desarrollo y de apuesta por ellas mismas. Es ahora que cobra una relevancia que antes no se tenía, siendo no sólo una opción, sino una condición necesaria para el crecimiento sostenible de todo ser humano.


Esta sostenibilidad se traduce en: la actualización del talento interno y transferencia de la visión a todas las entidades públicas.


Apostar por las personas y lograr la plena integración son tareas fundamentales para todos, para la familia, las escuelas, universidades, organizaciones, etc..


En muchos aspectos la diversidad resulta evidente, pero hay muchos otros, los no visibles, (donde se generan los mayores conflictos, por ejemplo, tipos de personalidad, capacidades diferentes, puestos de trabajo, etc. Y que tienen repercusión directa, por ejemplo, en la comunicación y en rendimiento de los equipos de trabajo, por ello que la diversidad se asemeja a un iceberg, donde hay unas dimensiones visibles y otras invisibles.


Bajo este alero de desarrollo, el mentoring es una herramienta poderosa que permite potenciar, cuidar, compartir y ayudar.




En ella, una persona invierte tiempo, y esfuerzo en potenciar el desarrollo de otra persona, en el ámbito de los conocimientos y las habilidades.


A través de esta relación, y desde su experiencia,  el mentor da respuestas a necesidades críticas en el desarrollo del mentorado, preparando al individuo para un mejor desempeño de sus funciones y habilidades.


El mentoring asegura que el mentorado adquiera el modelo y los comportamientos necesarios, además de ayudar a las personas a asumir responsabilidad en su propio desarrollo personal y profesional.


El mentoring facilita por lo tanto, un cambio de mindset en el “mentor” y el “mentorado”, debido a que la relación no se establece desde la jerarquía, sino desde una retroalimentación mutua basada en la implicación, confianza y autenticidad.


Entre los beneficios que reporta, el aprendizaje continuo es uno de los elementos más valorados, por ser una de las herramientas más poderosas para asentar roles y valores, que permite un eficaz funcionamiento dentro de cualquier contexto.


Basado en los aprendizajes por imitación mediante diferentes procesos cognitivos (Bandura, 1977), conocemos la importancia que tiene el acompañamiento como uno de los modelos de aprendizaje más exitoso. Identificar las potencialidades y los factores de diversidad de cada persona en cada entorno, permite su pleno desarrollo y su inclusión completa dentro de cualquier grupo y a su vez que se nutran y crezcan ambas partes.


Otro beneficio que aporta el mentoring es el aprendizaje activo, esto quiere decir, aprender las cosas a través de procesos de repetición, basado en el ensayo-error, que permita interiorizar los éxitos y fracasos, aplicando lo aprendido a situaciones diferentes a las generadas durante el aprendizaje.


Por estos motivos, debemos apoyarnos en la figura del mentor como transmisor de conocimiento. El contexto y la cultura se han convertido en vehículos motivadores en los que el mentor tiene oportunidad de jugar un papel fundamental.


La figura del mentor, por tanto, es clave como acompañante social y cultural en todos los contextos y entornos contribuyendo al desarrollo del “mentorado”. Interiorizar los valores, las competencias con todos sus marcadores haciéndolos suyos, junto con un aprendizaje continuo, serán las metas conjuntas de esta relación recíproca.


Nuestro cliente va por delante. Trabajamos para que desarrollen su potencial al máximo y de esa forma puedan alcanzar sus metas.


Busque un mentor y verá la diferencia en su proyecto.


Escuchamos la palabra mentor a menudo en la vida, pero en mi vida personal y profesional, no veo que las personas busquen o usen activamente a los mentores lo suficiente.


Como profesional de desarrollo, como neuropsicoeducadora, y como coach he buscado mentores durante toda mi carrera para asegurar que alguien siempre esté encontrando formas de esforzarme para mejorar en cada reunión o incluso en cada llamada telefónica.


A lo largo de mi vida, he confiado en diferentes mentores basados ​​en el lugar y momento donde estaba en mi carrera. Al seleccionar un mentor, siempre quise que alguien que trabajara conmigo haya hecho las cosas que me esfuerzo por lograr y pueda desafiarme.


Descubrí que los seres humanos no siempre están conectados para estar en modo de crecimiento. Nos cansamos y golpeamos emocional y físicamente. Nos ponemos metas y luego nos quedamos cortos. 


Tenemos toda la intención de llegar, pero luego nos ponemos excusas. Tenemos todas las razones para comenzar a hacer más llamadas telefónicas mañana para construir nuestro proyecto, y luego no lo hacemos.


Seguimos poniendo más excusas que nos convencen de que está bien no hacer nada. ¿Alguien puede relacionarse con estos malos hábitos? Desafortunadamente, estoy segura de que todos podemos.


El mundo de hoy en día requiere de la integración de la diversidad visible y no visible de experiencias, estilos y maneras de pensar.


El mundo esta cambiando el paradigma, permitiendo a personas con capacidades diferentes a tener un espacio de un modo difícil de imaginar hace unas décadas atrás. Esta nueva realidad necesita una gestión diferente en las familias, las instituciones y las organizaciones. Es necesario apostar por la incorporación de un talento diverso que no se limite a una única variable como género o edad, sino a una aportación de valor diferencial, para que la diversidad se articule como unos de los principales activos integradores en la sociedad actual.


Por todo lo anteriormente dicho es que el mentoring debe consolidarse como una apuesta sólida para convertir a todas las entidades que rodean a la persona con capacidades diferentes en garantizar y reflejar una diversidad propia de las sociedades actuales.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo